Conservar las especies criollas en las voces de expertos
Conservar las especies criollas en las voces de expertos

Cuando desde las páginas de Granma, la colega Leidys María Labrador habla de la celebración en Las Tunas del X Taller Nacional del Grupo Amigos de la Genética, perteneciente a la Asociación Cubana de Producción Animal, comprendí el brillo en la mirada y el orgullo con el cual Virginia Flores me mostraba sus gallinas Guineas, patos y guanajos.

Confieso que no sabía que estos animales están entre los considerados como recursos zoogenéticos amenazados, de ahí que el evento realizado en la provincia sea un espacio vital para generalizar y compartir experiencias para la conservación de especies en peligro, entre las que se encuentran el cerdo criollo, los equinos y algunas variedades de aves.

A tono, rememoré también que entre la ausencia de carne de cerdo en los puntos de venta privados muchos cuentapropistas refieren "ya no hay casi puercos en el campo", hecho con el cual justifican asimismo la altura de los precios. No parece lejana de la verdad tal afirmación, pues la noticia destaca la existencia de unas doce especies en los cotos de reserva, espacios creados por los productores en sus fincas para la reproducción de especies en peligro.

Yeiner Morales Medina, presidente nacional del GAG, señaló a Granma que "actualmente nuestros cotos de reserva han pasado a una fase superior caracterizada por la especialización. O sea, no se trata de tener las 12 especies, sino de lograr al menos, la reproducción exitosa de una o dos de ellas, tomando en consideración los recursos de los productores y la factibilidad de mantener esas especies."

En todas las provincias cubanas está estructurado el grupo y es el nexo fuerte entre productores y autoridades del sistema de la agricultura, además de instituciones como la Dirección Nacional de Genética y el Centro Nacional de Control Pecuario (Cencop).

Como referencia de los resultados que se alcanzan en el país entre los productores, la información cita a la tunera Midaisy Escriba Concepción, quien sobrepasa las 12 especies básicas en el coto de reserva de su finca, donde viven saludables patos criollos, cerdos, faisán y la gallina guinea, entre otros, que elevan su población gracias a esfuerzos y voluntades.

Y ciertamente pasión por los animales y la virtud de la mujer campesina cubana del apego a lo suyo, hace milagros como el de Virginia Flores, que sin pertenecer al GAG ni contar con coto alguno, logra mantener en el patio de su casa en el Reparto Santos, de esta ciudad, una "guanajera y pollera criolla que me dan trabajo, pero me estimula verlos, aunque siempre me da algo cuando los mato, pero me garantizan el alimento y siempre dejo mis pies de cría."

Este X Taller Nacional de Amigos de la Genética es un sendero de voluntades, manos y voces unidas para sostener la producción animal y preservar los recursos autóctonos y criollos, en la lucha constante por conformar las razas y genofondos cubanos. Un paso con la gente de nuestros campos y ciudades para sostener la economía familiar y la seguridad alimentaria.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar