Los embalses mantienen bajos volúmenes, que rondan el 30 % de su capacidad de llenado
Los embalses mantienen bajos volúmenes, que rondan el 30 % de su capacidad de llenado

La constante búsqueda de alternativas para un mejor aprovechamiento de este recurso natural constituye tarea prioritaria en el Balcón del oriente cubano.

Aunque algunas lluvias en las últimas semanas han representado un alivio para la difícil situación que en materia de sequía enfrenta este territorio, aún los embalses mantienen bajos volúmenes que rondan el 30 por ciento de su capacidad de llenado, lo que mantiene en pie una serie de medidas para el uso racional del agua.

Con ese fin fueron actualizados los planes de reducción de desastres y se ha dado cumplimiento de forma paulatina, a las acciones aprobadas en la estrategia que, para el enfrentamiento a este fenómeno natural, ha elaborado la provincia.

Asimismo, se lleva un control más estricto al plan de ahorro de cada organismo, sobre todo, aquellos que son considerados grandes consumidores.

En esta provincia se mantiene también el monitoreo al abasto y calidad del agua, así como a la situación de la cuenca subterránea La Cana, que abastece a la ciudad cabecera. Para facilitar esta tarea está prevista, en el mes de junio, la instalación de cinco hidrómetros en dicha fuente, y se mantienen pendientes en la misma trabajos para garantizar su recarga artificial en días lluviosos y aumentar de esta forma su volumen.

Otras medidas benefician directamente a la población y contribuyen a la disciplina para optimizar un imprescindible recurso natural como el agua. Por ese motivo, se ha elaborado un plan para la construcción de tanques que sobrepasa los 7 000, de los cuales ya se han ejecutado más de 300. Ello contribuye a paliar la crítica situación que, en materia de reservorios, se presenta en muchos hogares.

El trabajo con las redes ha sido otra prioridad, materializada en la sustitución de más de 400 000 metros, con cerca de 136 mil habitantes beneficiados. Los esfuerzos en relación con este aspecto se han concentrado en eliminar conexiones ilegales en redes y conductoras, y en la erradicación de salideros, de los cuales ya se han reparado 2 112.

En el caso de las rehabilitaciones se proyecta la de la conductora del sistema de Las Margaritas, en el municipio de Manatí, previsto en el plan de mantenimiento para este año. Otras acciones como la sustitución de tramos de fibra de vidrio y de hierro de la conductora de la presa Rincón, están en fase de proyecto para el 2018, con el fin de poner en funcionamiento la conductora completamente nueva y mejorar así el servicio a la ciudad de Las Tunas.

Algunos organismos grandes consumidores han apostado por varias alternativas, para mantener en marcha su objeto social. Ese es el caso de la agricultura, que logró recuperar 12 pipas con motobombas para el tiro de agua a los animales.

Se han activado además cuatro cargaderos móviles, y se montaron 64 bombas fotovoltaicas de paneles solares. Asimismo, se promueve la siembra de cultivos varios en zonas con garantía de agua, al igual que la recuperación de recrías en áreas con estas condiciones.

A largo plazo se prevé continuar estudios al norte de la provincia para la identificación de nuevas fuentes. Se analiza también la sustitución de algunas que se afectan total o parcialmente durante el periodo seco y continúa la instalación de metrocontadores cuya cifra asciende ya a 15 mil 881, con el propósito de llegar a un 50 por ciento de cobertura hidrométrica para el 2020.

Alternativas y medidas que no cesan, porque al parecer la sequía llegó para quedarse. En un territorio donde a 523 comunidades se les suministra agua en pipas actualmente, la batalla contra este fenómeno natural debe ser constante.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar