Solo la grandeza de un sistema social como el cubano posibilita a las mujeres con hijos que padecen limitaciones físicas severas, recibir una remuneración salarial y el derecho a una jubilación digna.

En el municipio de Amancio 16 mujeres se acogen a esta modalidad, que reporta varias ventajas; una de ellas es María Cuervo Torres, madre de Laira Martí Cuervo, quien sufrió una parálisis cerebral al nacer.

Para Marita, como la conocen amigos y familiares, este beneficio garantiza un mayor cuidado y una atención más directa a su hija que ya ha cumplido 19 años.

“Yo puedo estar pendiente de la alimentación de Laira, de los horarios de baño, sueño, comidas, en fin de su desarrollo general, porque eso requiere de mucho amor, paciencia y entrega”, significó Marita.

Ella reconoce que tiene los mismos derechos de cualquier trabajadora vinculada a un empleo, se le garantiza un sueldo para solventar las necesidades básicas y cuando llegue la edad del descanso laboral, también se le  asegura la protección salarial.

“Sin dudas, si no hubiera sido por la Revolución, cuál hubiera sido el destino de mi hijita”, expresó emocionada María Cuervo Torres, una amanciera que agradece a Fidel Castro todo lo que ha hecho por su pueblo, y a quien felicita por su cumpleaños 86, el próximo 13 de agosto.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar