Desafíos de la natalidad en Las Tunas Desafíos de la natalidad en Las Tunas

Las Tunas.- La baja natalidad en esta provincia representa un problema que afronta hoy el Programa Materno Infantil; al cierre del primer semestre de este 2018 tan solo se registraron unos dos mil 680 nacimientos con un incremento poco significativo respecto a igual etapa del calendario anterior.

Desafíos de la natalidad en Las Tunas Doctora Osmara López Borrero, jefa de la Sección Materno-Infantil

Al decir de la doctora Osmara López Borrero, jefa de la Sección Materno-Infantil, desde  1985 en el territorio se percibe un decrecimiento del número de nacidos vivos y en los últimos años esta realidad es más evidente en los municipios de Majibacoa y Amancio.

"De 20 a 35 años son las edades óptimas para embarazarse. Aquí el período de mayor fecundidad está entre los 20 y 24, aunque también incrementa en las adolescentes de 15 a 19. Estas últimas no poseen las mejores condiciones para involucrarse en el proceso reproductivo; muchas optan por la interrupción y más tarde cuando desean tener un hijo no lo logran porque su aparato reproductor sufrió daños con los procederes", explica.

Según las estadísticas, en el Balcón del Oriente, la tasa global de fecundidad no supera los dos hijos por mujer; al cierre del 2017 solo llegó a 1,75. En tanto, el 19 por ciento de la población tunera sobrepasa los 60 años de edad y la esperanza de vida al nacer es de 80.

"El reemplazo generacional no está garantizado en las familias tuneras, teniendo en cuenta que para ello se necesita que cada fémina tenga al menos una hija que la sustituya; y aquí el promedio no llega a una. Además, en esta parte de la geografía cubana mueren más niñas que niños".

Este fenómeno demográfico tiene un origen multifactorial que incluyen el aplazamiento del parto para priorizar aspectos profesionales, la emigración en plena edad reproductiva y también las necesidades materiales, entre muchas otras causas.

Desde el punto de vista de la salud, la doctora López refiere que existen problemas del aparato reproductor femenino a consecuencia de las infecciones de transmisión sexual mal tratadas, y las afectaciones tras un aborto o una regulación menstrual. Igualmente influyen determinadas situaciones en el hombre.

Hoy se implementan varias estrategias para revertir esa situación como viabilizar el acceso a las consultas de planificación familiar en cada área de salud del territorio. "Toda pareja debe someterse a un estudio antes de la concepción para llevar a un feliz término la gestación. Disponemos además, de métodos anticonceptivos para evitar los embarazos y las interrupciones", expone.

Al mismo tiempo funcionan las consultas especializadas a las parejas infértiles. "Tenemos dispensarizadas dos mil 697 parejas con esa condición, que representan un 3,2 por ciento. Sin embargo, la epidemiologia dice que el 10 por ciento de las parejas en una población tiene problemas reproductivos, por lo que debemos extender la labor.

"De ese grupo, no todas se han visto en los servicios municipales y necesitamos que acudan a recibir la asistencia. Quienes no resuelven a ese nivel son remitidos al Centro de Reproducción Asistida en la cabecera provincial y finalmente, de no ser efectivos los procederes, pasan al centro territorial de Holguín donde hay tecnologías más avanzadas".

La especialista puntualiza que los tratamientos pueden ser orientadores, medicamentosos, quirúrgicos o por inseminación artificial en dependencia de la complejidad de los casos.

Ciertamente el panorama de la natalidad exige el interés de todas las esferas sociales. En este sentido se han dado pasos, pero los números no son alentadores. "Esta realidad se discute a nivel de país –afirma López- pues de la continuidad del proceso reproductivo depende la conservación de la especie humana".

___________
Fuente: 26 Digital

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar