Aún se encontraba  en el vientre de su madre cuando Yolexis Magnolia Aguirre Trocones, escuchó por primera vez el sonido de los tambores.

Amanciera  de pura cepa, logró conocer el misterio de la música a través de las  manos seguras de Gilberto Castro, destacado  instructor de arte, un hombre que, según ella, es su padre musical.

Siendo adolescente, el cuarteto Aguas Vivas fue la escuela que materializó sus aspiraciones como cantante,  pues desde niña sobresalió por sus magníficas cualidades vocales.

En la actualidad, es guitarrista acompañante e intérprete  del septeto Covarrubias, oportunidad que le permitió incursionar en escenarios internacionales, donde el público apreció la sonoridad y riqueza melódica de la música cubana.

La constancia, buen gusto y el amor por su profesión, son cualidades que distinguen a Yolexis, que ha llenado su vida de acordes musicales, de los cuales no se desprende porque la hacen sentir orgullosa de ser amanciera.