Una multitud de pueblo acompañó a Son del Caribe, agrupación que ha cimentado su carrera musical en el municipio tunero de Amancio, con una popularidad ascendente en tres décadas de labor.

Con una duración de 3 horas, el concierto fue grabado para su edición en formato de DVD, y tuvo como puntos culminantes la actuación del bolerista amanciero Rubén Rosales, e integrantes de la orquesta Iyeré, de Las Tunas.

Por estar cumpliendo importantes compromisos de trabajo no pudieron asistir el emblemático sonero Eduardo “Tiburón” Morales y el trovador Gaspar Esquivel, quienes agradecieron el gesto, y feliciraon a Son del Caribe por sus logros artísticos.

El espectáculo tuvo por escenario a la barriada de El Uno, donde residen la mayoría de los integrantes del proyecto, el cual pasó revista a los temas más populares a lo largo de 30 años, así como se apoyaron con una pantalla gigante la cual mostró instantes fotográficos de su quehacer creativo.

Con ideas renovadoras, los músicos de Son del Caribe ofrecerán hoy un concierto especial en la Plaza Cultural de Amancio, a propósito del Día del Amor y la Amistad.