Imprimir
Categoría: Amancio
Visto: 1049

Hace cincuenta años se hizo la luz, los cubanos se quitaron el velo de la ignorancia para mirar el sol, el alba de letras y números que despuntaba ante ellos en el horizonte para hacerlos más libres.

Que gran batalla se libró, que valerosos aquellos jóvenes que armados de lápices, cartillas, manuales y desafiando la oscuridad prendían sus lámparas para después de agotadoras jornadas de trabajo enseñar a leer y a escribir.

Entre esos jóvenes que marcharon a la vanguardia y dieron el paso al frente al llamado de la patria naciente estaba Alfonso Aleaga Sanabria quien enseñó a un anciano y a su hijo los rudimentos de la escritura.

Cuenta con orgullo su labor dentro de la campaña de alfabetización, como esa guerra se ganó y la sangre que derramaron Manuel Ascunce, Delfín Sen y Conrado Benítez, no fue en vano.

La esencia de la educación cubana fue la alfabetización, me cuenta este hombre que ya peina canas, esa fue mi inspiración para ser educador y hoy cuando ya rondo los 70 continuo enamorado de la más bella de las profesiones, la de enseñar.

La campaña de alfabetización no fue solo lo que hicimos aquel intrépido ejército de jóvenes, fue lo que sembramos, pues luego vinieron otras campañas la del sexto, noveno y doce grados hasta llegar a la universalización de la educación superior, lo que hemos hecho en otros países no solo los de habla hispana pues hasta en creole se alfabetiza a través del método Yo sí puedo.

Nosotros hicimos historia, esa pagina no es letra muerta esta viva pues de esos jóvenes que llevamos la luz del saber a los que la necesitaban salieron los primeros médicos, maestros, ingenieros, técnicos, obreros, y cumplimos la palabra empeñada con Fidel de estudiar, estudiar y estudiar, para que Cuba fuera más culta y más libre.

Estoy orgulloso de haber sido alfabetizador y de haber contribuido a que aquel 22 de diciembre Cuba librara una de sus más importantes batallas, y de estar hoy aquí en primera fila contribuyendo a la formación integral de las nuevas generaciones.