Instituto Politécnico Industrial Juan Manuel Ameijeiras del municipio de Amancio. Foto: Rafael Aparicio Coello.En el presente curso escolar el Instituto Politécnico Industrial (IPI) Juan Manuel Ameijeiras Delgado, del municipio de Amancio, abrió sus puertas con una matrícula de 870 estudiantes de ellos 263 de nuevo ingreso.

Georgina Cordero Almarales, directora de la institución educacional, precisó que en el nuevo calendario tienen como novedad el estudio de especialidades como Confecciones Textiles, Auxiliar de Elaboración de Alimentos, Automática y Termoenergética, lo que abre nuevas posibilidades de formación de la fuerza técnica especializada.

Cordero Almarales refirió que continúa impartiéndose el resto de las carreras agropecuarias y las vinculadas a la producción de azúcar, así como las ramas de electricidad, construcción, contabilidad, comercio y gastronomía, entre otras.

La directiva apuntó que para lograr ese objetivo, existe una  plantilla de 107 trabajadores, los cuales garantizarán la continuidad del proceso docente y potenciarán la calidad de la clase.

Asimismo, funcionarán 22 aulas anexas creadas para vincular a los estudiantes a centros laborales, y se trabaja por incrementar otras áreas para buscar la especialización dentro de la propia escuela y explotar las potencialidades de los profesores.

“Uno de los  propósitos para el presente curso escolar es continuar incrementando los subprogramas, pues hasta la fecha funcionan 18 y en perspectiva está el del arroz”, aseguró Luis La Guardia, jefe de departamento de las Carreras Agropeuarias.

El IPI Juan Manuel Ameijeiras tiene un área experimental donde los alumnos ven y aprenden en el terreno todo lo referente a los cultivos varios y a la parte pecuaria, así como dispone de un aula anexa en la finca del campesino Rafael Ferreiro, en la que se enseñan cuestiones como el  ordeño mecanizado, las siembras y cosechas, riego y drenaje.

Por su parte, Jorge Enrique Ferreiro,  profesor de mecánica de taller, puntualizó que se pretende fortalecer la preparación integral de los estudiantes y su  vinculación a las aulas anexas para lograr en ellos un mayor desarrollo.

Por estas razones, el colectivo de docentes del Instituto Politécnico Industrial Juan Manuel Ameijeiras Delgado, en Amancio, enrumba su proa con el reto de formar los nuevos técnicos y obreros calificados que necesita el país, abonando sus canteros, ajustando sus máquinas, seguro de que en sus aulas  se gesta el porvenir.