Niños en el círculo infantil Roberto García Blanco en Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.Niños en el círculo infantil Roberto García Blanco de Amancio. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

Hablar de derechos en Cuba se vuelve algo tan cotidiano y natural, cosa que no sucede en la mayor parte de los países del mundo y para nada es política, ni bla bla bla, como decimos en buen cubano.

El derecho de los niños cubanos a la educación gratuita. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.El derecho de los niños cubanos a la educación gratuita. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

Lo cierto es que en esta pequeña Isla del Caribe, nacer es una garantía y un privilegio, pues nuestros niños y niñas, gozan de los más elementales derechos.

No hay mayor gozo para los padres que verlos correr sin preocupación por los parques, compartir con sus amigos, llevarlos a la escuela y tener la seguridad que los recogeremos sanos al final del día.

Que estén inmunizados contra 13 enfermedades que hoy en el mundo constituyen serios problemas de salud.

Tratamiento diferenciado a los niños con retardo en el aprendizaje en aulas de la educación especial. Foto: Niria Isabel Cardoso EstradaTratamiento diferenciado a los niños con retardo en el aprendizaje en aulas de la educación especial. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada.

Que cuenten con centros especializados para atender sus necesidades intelectuales y sus discapacidades, en ellos cuentan con las condiciones requeridas para insertarse a la sociedad como entes activos, eso es sinónimo de equidad, de humanismo.

Que las normas jurídicas los protejan de maltratos, de trabajar antes de la edad reglamentada, de prostituirse para ganar dinero y mantener sus familias.

Además cuentan con una organización, única de su tipo en el mundo que los aglutina y son tantos los beneficios de la infancia en Cuba que en ocasiones se nos hace difícil creer que hay quienes no tienen acceso al agua potable, a la alimentación, que viven en guerra, que son vejados, que ni siquiera saben su nombre.

Entonces realmente damos gracias de vivir en Cuba, esta pequeña Isla donde los nos son prioridad, porque ellos son la esperanza del mundo, son los que saben querer.