Pagar sin demoras, un deber del contribuyentePagar sin demoras, un deber del contribuyente

El comportamiento del pago del Impuesto sobre el Transporte Terrestre y Embarcaciones que se realiza desde el pasado 8 de enero y concluirá el 30 de septiembre muestra morosidad y preocupa a los trabajadores de la Oficina Nacional de Administración Tributaria en Amancio.

Según se informó, en este municipio del suroccidente de la provincia de Las Tunas, existen 597 contribuyentes de los cuales 251 efectuaron su pago antes del 28 de febrero, acogiéndose a la bonificación del descuento del 5 por ciento.

Sin embargo hay otros 352 que manifiestan lentitud ante esta obligación fiscal, lo que repercute negativamente en los indicadores de cumplimiento de la entidad.

Para agilizar la liquidación de dichos impuestos se adoptan diferentes medidas de alerta a los implicados, como llamadas telefónicas, el envío de telegramas, visitas directas y citaciones, lo que hasta la fecha no ha dado resultado ni resuelto el problema.

Hasta el 30 de septiembre se realizará la entrega voluntaria de ambos gravámenes, y quienes incumplan tendrán que enfrentar recargos por retrasos, con la consiguiente multa fiscal, sanción amparada por el Decreto 308 del 2012, del Sistema Tributario Cubano, aunque considero que esta no es la solución deseada.