La incorporación al trabajo, un deber social. Foto: Ana Iris Figueredo Torres.La incorporación al trabajo, un deber social. Foto: Ana Iris Figueredo Torres.

El municipio de Amancio encamina una ardua labor con vista a la ubicación laboral de aquellas personas aptas para el trabajo.

Sobre el tema conversamos con Gretel Marrero Morales, subdirectora d empleo en la Dirección de Trabajo y Seguridad Social, quien explicó que se mantienen relaciones de trabajo con los diferentes organismos y entidades de la localidad para lograr posibles ubicaciones.

Destacó que en estos momentos tienen ubicados a 7 986 mil personas que se encontraban desvinculadas laboralmente, de los cuales 130 son jóvenes egresados del Servicio Militar Activo, mientras que 3 mil 614 son del sexo masculino y 3 mil 894 del femenino.

Por su parte Yaquelin Reyes Cisneros, al frente de esta dirección en el municipio señaló que entre sus objetivos de trabajo está el completamiento de la fuerza de trabajo que intervendrá en la venidera zafra azucarera, por ser uno de los procesos productivos que mayores aportes trae a la economía del municipio y del país.

Subrayó que de un plan de 533 plazas disponibles en la primera industria, solo tienen ocupadas 447, por lo que aún restan 86 plazas vacantes por cubrir.

Refirió además que se ofrece capacitación a estas personas para lograr su buen desempeño en los puestos de trabajo y se les convoca a asistir a estas oficinas para valorar la situación de cada uno de ellos.

Por otra parte agregó que constituye una prioridad la incorporación al trabajo de los sancionados, actuando de conjunto con el Juez de ejecución, además de garantizar aquellos casos excepcionales, donde se contemplan los egresados de la enseñanza técnica profesional que no han alcanzado a mayoría de edad.

En Amancio se mantiene una labor constante para lograr incorporación de las personas a una vida socialmente útil para así contribuir al desarrollo local del municipio y disminuir por ende el índice de desvinculados.