Colorido y compromiso invadirán  la principal avenida manciera este primero de mayo. Foto: Archivo Radio Maboas
Colorido y compromiso invadirán la principal avenida manciera este primero de mayo. Foto: Archivo Radio Maboas

Entre el 20 y el 24 de abril La Habana acogió las sesiones finales del veintiún congreso de la Central de Trabajadores de Cuba.

Temas medulares de la economía nacional, logros del movimiento sindical y retos para las posteriores etapas de trabajo, centraron los debates en una cita donde los protagonistas fueron los trabajadores.

Como parte del programa de actividades se analizaron los preparativos para celebrar el día Internacional de los Trabajadores, el próximo Primero de Mayo.
Ese día, en otras latitudes del planeta, miles de trabajadores colmarán las calles de sus respectivos países para exigir reformas en el ámbito laboral.

La reducción de las jornadas de trabajo, condiciones mínimas para ejercer la labor y aumento de salarios son ejemplos de los miles de reclamos que cada año centran las marchas en esos lugares.

Sin embargo, en Cuba los trabajadores vestiremos nuestras mejores galas porque la jornada es una celebración. Derrochamos alegría, entusiasmo y colorido en una festividad que ratifica el papel determinante en la sociedad y en el desarrollo económico del país.

No significa que el movimiento sindical cubano carezca de dificultades y errores que deben erradicarse. Eso lo sabemos y lo planteamos en los escenarios pertinentes.
No obstante, con asuntos pendientes de solución, preocupaciones y desencantos, nuevamente festejaremos en grande la jornada, porque nos sobran motivos para hacerlo.

En los colectivos laborales cada cubano se convierte en el actor principal de las actividades desarrolladas por la efeméride y con ese mismo entusiasmo convoca a familiares y amigos para acudir al tradicional desfile en las principales arterias.

Para nadie es un secreto que este pueblo trabajador espera con ansias esa fecha porque sabe que deviene momento oportuno para el regocijo y el reconocimiento a quienes se han destacado en el cumplimiento del deber.

Colorido y compromiso invadirán nuevamente las principales calles, comunidades y bateyes para garantizar que todos los cubanos festejen la fecha como amerita. Una vez más  diremos presentes porque la Patria convoca.