Proyecto de desarrollo local

Según lo expuesto en los Lineamientos de la Política Económica del País, uno de ellos muestra la actualización de los programas de formación e investigación de las universidades en función de las necesidades del desarrollo económico y social del país.

Pero este desarrollo tiene que nacer desde los municipios y es el caso del nuestro donde los aportes que realiza el Centro Universitario Municipal reportan gran importancia.

En esta Casa de Altos Estudios, capacitar y asesorar los proyectos que surgen para el bienestar de la sociedad, constituyen objetivos priorizados para contribuir a la formación de los nuevos profesionales que necesita la sociedad actual.

La mayoría de estas investigaciones están dirigidas a procesos agroindustriales y a la producción de alimentos, y muestran resultados satisfactorios en cultivos como la caña de azúcar y granos como arroz y  frijol.

Aquí podemos hacer mención al Sistema de Innovación Agropecuario Local, SIAL, el cual incluye todo lo que se hace para desarrollar este sector, a partir de las potencialidades disponibles en el municipio para lograr nuestro propio desarrollo.

Pero no se queda ahí, el SIAL se extiende hasta otros organismos como el Comercio y la Gastronomía, la Agricultura y otros. En este proyecto se involucran nuestras formas productivas, instituciones, organizaciones políticas y de masas y pueblo en general.

Sepan, además, que ya se palpan óptimos resultados  con el incremento en la producción de frijoles y arroz obteniendo variedades que reportan mayores rendimientos. Algo relevante y novedoso está relacionado con la producción de leche de cabra, proyecto que favorece el desarrollo local del municipio en beneficio propio.

En resumen, que para lograr el progreso de las localidades, se impone la implementación de las nuevas tecnologías e incrementar en nuestras universidades la matrícula en carreras agropecuarias, pedagógicas, tecnológicas y de ciencias básicas afines.

Recordemos que el avance del país, es un punto determinante para el bienestar de la población, tarea en la que estamos involucrados todos. A eso precisamente nos llama la máxima dirección política y administrativa del país.