Imprimir
Categoría: Amancio
Visto: 504

Imagen de archivo

A raíz del impacto del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a la Isla, el país apuesta por la sustitución de importaciones, así como se proyecta por potenciar las exportaciones y el crecimiento de su economía.

Solo por concepto de exportaciones planificadas, para 2019  se proyectó ingresar 93 millones 736 mil dólares, propósito  que no se pudo lograr. Por ejemplo, Amancio, municipio localizado al sur de la oriental provincia de Las Tunas, siempre ha dependido de la producción de azúcar,  industria que en la actualidad no está dando su contribución económica, aunque si se aprecian los aportes en el carbón vegetal y la miel de abeja como dos de los principales rubros exportables.

En primer lugar hay que destacar que la asociación TecnoAzúcar, la comercializadora de la Planta con la firma española Rives Pitman S.A. ha permitido que el ya el ron Conde de Cuba esté llegando al mercado europeo. Demostrando que tenemos productos de alta calidad y con prestigio en el mercado internacional.

Por otro lado está la unidad empresarial de base (Ueb) Pesca, Guayabal, que se inserta en la extracción y comercialización del Pepino  de Mar, con gran importancia ecológica desde el punto de vista   de la calidad ambiental del fondo marino y cuyo kilo cuando se vende a otros países como China, puede llegar a costar más de mil dólares, pues se considera algo exótico. Esta Ueb trabaja además por crear las condiciones para fomentar la cría de camarones, entre otras propuestas.

También podemos mencionar el Centro Integral de Producción de Alimentos "Pedro Plaza Fernández", perteneciente a tecnoazucar, donde se intenciona la elaboración de productos de mini-industria como son los enlatados, encurtidos, siropes, vinagres y otros, que aunque no se puedan exportar, si pueden sustituir importaciones y contribuir a la alimentación de quienes habitamos en este municipio.

Asimismo se conoció que en Amancio se potencia la producción de cultivos varios y se estudia la creación de una finca ecológica, donde los alimentos que se obtengan sean totalmente certificados para su exportación.

Por supuesto que no se desestima el procesamiento de algunas de estas  producciones en la  fábrica de conservas de la Industría Alimentaria para su posterior comercialización en la localidad, así como la incursión del Ejercito Juvenil del Trabajo   en la elaboración de casabe.

En fin que estamos dando los primeros pasos, aún es deficiente el estado de mantenimiento en la industria, por lo que se llama a ejecutar mejor los presupuestos y ser más proactivos en esta actividad.

En estos momentos en el que se arrecia el bloque contra la isla, se hace necesario el vínculo de la industria con otros sectores de la economía en aras de sustituir importaciones y potenciar los productos nacionales, que también tienen calidad y gozan de aceptación en nuestro pueblo.