Asamblea de la ACLIFIM en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Quienes integran la Asociación  Cubana de Personas Con Discapacidad en el municipio de Amancio van cerrando el 2020, satisfechos con la atención recibida, aunque conscientes que en otros años recibieron beneficios superiores.

En este período muy próximo a concluir, hay que destacar que se incrementó el número de asociados hasta llegar a 650, los que están agrupados en 18 organizaciones de bases.

Asamblea de la ACLIFIM en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo TorresSalta a la vista además que debido al recrudecimiento de la politica genocida a la que nos somete el gobierno del Norte y a las limitaciones que impone la Covid 19,  la asignación de recursos y asesorios a estas personas discapacitadas, se puede decir, ha sido nula.

Hoy la situación se torna muy difícil para quienes usan triciclos para su traslado, pues desde hace poco más de 2 años nío disponen de neumáticos para su reposición.

Sin embargo, aunque no satisfechos, si se sienten agradecidos por las donaciones recibidas en años anteriores, en los que se les proporcionó 25 sillas de ruedas, bastones y otros elementos que contribuyen a su mejor desenvolvimiento social.

También les satisface las excelentes relaciones de trabajo y cooperación que mantienen con los diferentes organismos, donde destacan Transporte, Salud, Educación, Deportes y Bienestar Social, entre otros.

Por su parte, ellos también tienen sus responsabilidades ante la sociedad lo que quedó demostrado con su contribución durante la primera etapa de la pandemia, al incorporarse muchos de ellos a la actividad de mensajería apoyando a los más vulnerables.

En fin, que los asociados a la ACLIFIM en este municipio del sur de la provincia de Las Tunas, se sienten agradecidos por la atención que reciben del Estado cubano, por su inclusión en la sociedad  y en recompensa apuestan por la Revolución y sus conquistas, las que están dispuestos a defender a cualquier precio.

Asamblea de la ACLIFIM en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Asamblea de la ACLIFIM en Amancio. Foto: Ana Iris Figueredo Torres