Luis Arias Medina. Foto: Danay Naranjo Viñales

Luis Arias Medina es un amanciero que ha dedicado parte de su vida al sector comercial de Amancio. En estos momentos administra la unidad el Telégrafo, en el Batey, donde vela por  el cumplimiento de las medidas sanitarias para el enfrentamiento a la Covid-19.

Luis Arias Medina. Foto: Danay Naranjo ViñalesResultado de su preocupación por el bienestar de los  consumidores y trabajadores de la tienda, creó un medio para el lavado de las manos, sin la necesidad de afectar el trabajo ni la presencia de una persona para la acción: "basta con poner el pie en el freno", asegura.

"La mayoría de los lugares donde se presta algún servicio, tienen una persona para manipular los pomos con las disoluciones establecidas. Esa persona por lo general desempeña otra función que, es día, se afecta", afirma Luis mientras comenta el surgimiento del artefacto.

Luis Arias Medina. Foto: Danay Naranjo ViñalesEn la tienda somos pocos, y encomendar un dependiente el día entero para esa función, atrasa el trabajo en el mostrador y propicia que se aglomeren los consumidores. Eso no debe pasar"

Fue en medio de las jornadas más complejas de enfrentamiento a la Covid-19 el municipio cuando le dio vida a su invento.

" Luego de varios días buscando la forma más cómoda, ubiqué los pomos de tal manera que, al final, las manos quedaran totalmente limpias. Probé hasta lograrlo".

La creación de Luisi, como se le conoce en esta localidad, favorece la higiene de quienes acuden diariamente a esta unidad para adquirir los productos normados en la canasta básica o liberados.

Sin dudas una muestra de cuánto puede hacerse con pequeños y pocos recursos, cuando el deseo y la responsabilidad inspiran