Ana Rosa Foto: Rafael Aparicio Coello

Nadie me lo contó, lo vi con mis propios ojos. La amanciera Ana Rosa Castellano García, en un clima de respeto, cariño y humildad, acaba de cumplir, la nada despreciable edad de  101 años.

Pero el asombro mayor está en que esta mujer  que parió 8 hijos, repartiendo la mitad entre hembras y varones, mantiene una vitalidad increíble. Es capaz de leer sin espejuelos, lava, plancha, cose y  en la casa se desenvuelve con soltura, además de hablar con una locuacidad imperturbable.

Su memoria es milagrosa, le permite recordar la fecha de nacimiento, entiéndase, día, mes y años, de cada uno de sus retoños. Conserva el buen humor y la sabiduría que se alcanza cuando se vive más de un siglo.

Sin esfuerzo alguno, me contó de sus sacrificios para levantar la prole, de como tuvo que desempeñarse en disímiles  labores, incluyendo el corte de caña y otras tareas propias de una mujer campesina, nacida el 21 de julio de 1912, en la finca La fortaleza, dislocada en la zona del kilómetro 18 de la carretera que hoy une a los municipios de Amancio y Colombia.

Así Ana Rosa Castellano García, enfoca nuevos retos, se aferra a la vida, ríe con animosidad, añora  los vástagos ausentes y se levanta cada mañana con el compromiso de vivir muchos y renovados amaneceres.

Ana Rosa junto a parte de la familia Foto: Rafael Aparicio Coello

Ana Rosa con parte de la familia Foto: Rafael Aparicio Coello