Fidel Castro Ruz

El retoño martiano, el cumplesueños el gigante de Birán, está cumpliendo 9 décadas y cinco lustros.

El más grande de los Estadistas, el más comprometido con su pueblo, el que abrazó a los pobres de la tierra para echar junto a ellos su suerte, para mostrarles que Patria es humanidad, y que un mundo mejor es posible si se levantan las banderas de la paz .

El amante del deporte que lo hizo un derecho para que en cualquier lugar nacieran campeones y colocarán a su pequeña Isla en la gloria olímpica.

El profeta, el futurista empedernido que viajaba en el tiempo y volvía para contar que la especie humana está en peligro y crear una conciencia ambientalista.

El ávido de conocimientos , el impulsor del conocimiento que llenó el archipiélago de escuelas para que nacieran técnicos, obreros, profesionales, que ayudarán a construir la obra común.

El que recorría las calles y hablaba con la gente, el que se sentaba a la mesa con el obrero y disfrutaba de su comida con una buena conversación.

El gladiador romano que nunca se rindió, ni inclinó la cabeza ante el César, el que a pesar de tempestades no renunció a los sueños de una Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes, y cumplió su palabra.

El amante de las Ciencias que dijo que Cuba tenía que ser un país de hombres de pensamiento, y lo logró porque enorgullece que una pequeña nación bloqueada sea capaz de producir sus propias vacunas para inmunizar a su pueblo con dosis de amor y salud.

El salvaguarda de la Patria que desde la indomita Santiago permanece insomne cuidando el sueño de su pueblo porque su vocación de servicio rebasa el tiempo y espacio.

Hoy está de cumpleaños, el más grande de todos los tiempos el cubano fiel que como el héroe de leyendas Prometeo llevó la luz a hombres.

Por eso no podemos más que dar gracias por seguir ahí en cada obra, en cada empeñó, en cada momento difícil de la Patria, con su espíritu que alienta , su legado que fortalece, con su obra que se hace infinita y convoca a fundar y amar.