Foto: Ana Iris Figueredo Torres

Desde que en el país comenzaron a sentirse con mayor fuerza los efectos del virus del Sars-CoV-2, el Estado también comenzó a poner en práctica iniciativas que regulán la distribución de los productos que clasifican como de mayor demanda en la población.

Entre estos destacan el aceite,  pollo, salchicha, productos de aseo como detergente, jabón de lavar y de baño, champú y crema dental entre otros.

A partir de la estrategia puesta en vigor, se evitaba el desvío a destinos no deseados, pero dio pie al acaparamiento de estos por individuos que sólo buscan el beneficio propio, quienes además de ser siempre los beneficiados, alteraban el orden en las colas.

Es cuando se decide llevar el control en las unidades de la cadena de tiendas, antes recaudadoras de divisas, por medio de las bodegas y las libretas de abastecimiento. ¡Que buena idea!, fue un alivio para la gran mayoría.

Pero en la medida que ha avanzado esta enfermedad, se imponen nuevas propuestas.

Ahora el necesario aislamiento para frenar la expansión de la Covid 19 en nuestro municipio, nos indica continuar haciendo cambios, siempre a favor de nuestro pueblo y su salud.

En la actualidad estos y otros productos se acercan a la comunidad en las propias unidades del Comecio, además se ofertan las viandas, siropes, productos elaborados y hasta medicamentos a partir de la medicina verde para así evitar el trasiego de personas y aglomeraciones, caldo propicio para que incremente el número de casos positivos a tan letal enfermedad.

Estos son sólo algunos ejemplos de cuanto hace el Estado Cubano para proteger la salud del pueblo, todo a cambió de que se cumpla con las medidas orientadas para salvar la vida de los cubanos.

Siempre debemos tener presente que la mejor de las medicinas, es mantener la distancia física, lavarse las manos periódicamente y usar el nasobuco. Así lograremos entre todos, vencer esta enfermedad que ya ha llevado el luto a varias familias cubanas.