Con una misa en la Iglesia Católica “Santa Elena”, del municipio de Amancio, a unos 100 kilómetros de la ciudad de Las Tunas,  se realizaron este domingo las celebraciones litúrgicas por el 401 aniversario de la aparición de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, Patrona de Cuba.

Una representación del pueblo amanciero, creyentes y no creyentes, presenciaron el oficio religioso encabezado por el Padre Andy Vidal en el que se ofrecieron votos de bienestar, fe, esperanza, mejoramiento humano y amor a la Patria.

Luego se efectuó una procesión por las principales calles del centro urbano local, donde confluyeron personas de todas las edades y sin distingos de razas, creencias e ideologías para venerar a uno de los íconos religiosos y culturales más importantes del país.  

La historia de la Virgen del Cobre se remonta al año 1612 cuando dos hermanos indios y un muchacho negro de unos 10 años, conocidos en el imaginario popular como “los tres Juanes”, fueron a buscar sal en la bahía de Nipe, en la costa norte del oriente de Cuba, y divisaron un ícono sobre el mar.

Se trataba de una imagen de la Virgen María sobre una tablilla en la que se leía “Yo soy la virgen de la Caridad”, la cual se trasladó hasta el poblado Real de Minas, cercano a la villa de Santiago de Cuba, donde se abre una de las mayores vetas de cobre a cielo abierto de América.

También se conoce la devoción de los miembros del Ejército Libertador hacia la Virgen Morena en el siglo XIX, durante las guerras por obtener la libertad de la metrópoli española.

Los mambises se encomendaban a la santa, y su imagen, tanto en efigies como en medallas, los acompañaba en sus combates, por lo que también se le llama la Virgen Mambisa.

A solicitud de los veteranos de las guerras de independencia, en 1915 el Papa Benedicto XV proclamó al ícono  como Patrona de Cuba, nombramiento que se produjo un año después y fijó el 8 de septiembre como día de su fiesta patronal.

En el año 1998, el Papa Juan Pablo II coronó y bendijo la imagen de la Caridad del Cobre y le rindió homenaje durante su tercera misa oficiada en el país, el 24 de enero de ese año.

Como parte de la visita a Cuba del Papa Benedicto XVI en 2012 la Virgen del Cobre  recibió la Rosa de Oro, distinción creada por el Papa León IX, en el año 1049, por representar un símbolo de devoción, patriotismo e identidad.

La Virgen de la Caridad del Cobre es también adorada en los cultos sincréticos afrocubanos como Ochún, la diosa del amor y del dinero, la dueña de las aguas dulces y su día especial del año es el 8 de septiembre.

En esa fecha y desde el día anterior, se le hacen ofrendas de todo tipo y las festividades están vinculadas también con su hermana Yemayá, la diosa del mar, cuya fecha principal de celebración es justamente el 7 de septiembre.