Imprimir
Categoría: Amancio
Visto: 1936

20131107212512-arroz.jpg

La fertilidad de los suelos y la humedad reinante en las laderas de los ríos Sevilla y  Yáquimo, fuentes fluviales que escoltan al municipio de Amancio, constituyen fortalezas para el fomento y expansión del cultivo del arroz en esta zona del sur de Las Tunas.

Con esa afirmación me recibió Pablo Almanza, responsable del programa para el desarrollo de  granos en esta localidad, quien precisó que solucionando dificultades en el tranque de la presa, la reparación de los canales de riego y la utilización de un Komatsu para el desbroce de  malezas, se pueden poner en explotación unas 600 hectáreas, y de esa forma lograr el autoabastecimiento del imprescindible cereal.

Hasta la fecha  157 hectáreas se encuentran en producción, sobresaliendo por sus resultados la Cooperativa de Créditos y Servicios (CCS) “Camilo Cienfuegos” y la Cooperativa de Producción Agropecuaria (CPA) “Jorge Dimitrov”, aunque estos resultados son  insuficiente todavías, sentencia  Almanza.

Fruto de la colaboración solidaria entre nuestro país y Viet Nam, también funciona un moderno molino operado por 16 trabajadores y encargado de  beneficiar  la cosecha contratada a las diferentes formas de producción.

De acuerdo con el criterio de Maité León Abrantes, especialista del laboratorio de la entidad, el resultado final del  proceso productivo es satisfactorio, obteniéndose una humedad entre los 13. 5 y 12. 5 grados y aproximadamente un 20 por ciento de granos partidos, parámetros considerados aceptables.

Según Maikel Padrón Acevedo, jefe de industria y comercialización de la empresa agroindustrial de granos, el molino tiene capacidad para el procesamiento (secado y molinado) de 5.5 toneladas en ocho horas de labor, aunque con la implantación del doble turno se multiplica el rendimiento y la calidad de la gestión productiva.

Padrón Acevedo explicó que la lentitud de  la máquina pulidora impide mayores volúmenes del cereal procesado, pero que el colectivo laboral se crece y trabaja para  consolidar el desarrollo arrocero en esta parte del sur tunero y lograr que el municipio pueda autoabastecer las necesidades de la canasta básica.

Máquina pulidora dándole toque final al proceso productivo del moderno Molino. Foto: Rafael Aparicio Coello

Según Maikel Padrón Acevedo, jefe de industria y comercialización de la empresa agroindustrial de granos, el molino tiene capacidad para el procesamiento (secado y molinado) de 5.5 toneladas en ocho horas de labor. Foto: Rafael Aparicio Coello

En Amancio se destinan mensualmente a la canasta básica unas 150  toneladas del codiciado alimento. Foto: Rafael Aparicio Coello

De acuerdo con el criterio de Maité León Abrantes, especialista del laboratorio de la entidad, el resultado final del  proceso productivo es satisfactorio. Foto: Rafael Aparicio Coello

Parte del colectivo laboral del molino parael procesamiento de arroz. Foto: Rafael Aparicio Coello