Curso escolar. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Durante varios meses directivos, docentes y trabajadores de apoyo a la docencia del Centro Mixto Juan Manuel Ameijeiras en Amancio cambiaron sus funciones para apoyar la atención a pacientes con Covid-19, ante el alza de casos sospechosos y positivos de la enfermedad que complejizo el cuadro epidemiologico local.

Los integrantes de este colectivo educacional se desempeñaron en las más diversas tareas ya fuera en la zona roja con la atención directa a pacientes, el aseo de locales, el lavado de las ropas, la alimentación, hasta los que se encargaron de mantener la limpieza de las áreas exteriores, apoyando en la cocina, entre otros menesteres.

Curso escolar. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Aquí hay nombres que no pueden dejar de mencionarse como el de Francisco Sánchez, que se volvió el hombre orquesta y se mantuvo ininterrumpidamente en el centro desde el 18 de junio hasta el 15 de octubre y lo mismo cambio un bombillo que arreglo una litera para recibir a un nuevo paciente.

Hoy cuando el municipio de forma gradual comienza a reducir los enfermos por Covid-19, la escuela que comparte las educaciones secundaria y técnico profesional, se alista para en breve recibir a toda su matricula e iniciar un nuevo período académico el mes de noviembre.

Curso escolar. Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

En estos momentos se acometen jornadas de higienización con la fumigación de los locales que atendieron confirmados con el nuevo coronavirus, así como se embellecen las áreas exteriores para dejar todo listo.

Por estos días hay un reducido grupo de estudiantes que se encuentran recibiendo docencia, así como del cuarto año de las distintas especialidades se vinculan a los organismos como parte de su preparación preprofesional.

Amen de la difícil situación económica que atraviesa el país se cuenta con parte de los recursos, sea material gastable, de aseo, o de avituallamiento para los distintos procesos educativos, así como la cobertura docente completa para en breve reabrir las aulas, y escuchar la algarabía de sus muchachos por los amplios pasillo, pero desde luego sin que se descuiden las medidas de control epidemiológico.