Imprimir
Categoría: Historia
Visto: 104

Vilma la concresión de un sueño.

Vilma, fue la niña inquieta, ávida de saber. La joven estudiante que no soportó que mancillaran su tierra, y sin temer la furia del tirano como digna hija de una tierra indómita salió a las calles a condenar  la dictadura. La muchacha alegre que cautivó a Raúl para acompañarlo en la vida, en el amor, y en la pasión que compartieron por el proyecto social que juntos ayudaron a forjar.

Vilma la concresión de un sueño.Vilma, fue la joven patriota a la que Fidel confió las tareas del Movimiento 26 de Julio desafiando el peligro, la guerrillera que subió a la Sierra Maestra sin importar lo inhóspito del paraje, y allí entre sus lomas  bajo el fuego cruzado, alfabetizar a combatientes y campesinos.

Vilma fue, la cubana de sensibilidad sin fin, la amante de la naturaleza que con la sencillez que la caracterizó prefirió las buganvilias para ocupar el tiempo. La madre amorosa que sacó tiempo de sus responsabilidades para acoger a sus hijos en el regazo y con su voz tierna cantarles una nana antes de dormir.

Vilma fue la cubana inigualable que luchó hasta el último aliento por el adelanto de la mujer, la que creó y cristalizó el sueño de los Círculos Infantiles para que las féminas se incorporarán a la vida económica del país con la seguridad y la certeza que sus hijos estaban cuidados e instruidos, la de constante preocupación por la familia y sus miembros, la feminista incorregible que organizó a las mujeres para que gozaran de igualdad de oportunidades y posibilidades.

Esa es Vilma, en ella se resume un legado imperecedero, ella sintetiza a la mujer cubana de estos tiempos, esas mambisas rebeldes que se llenan de sueños y esculpen la alborada con la voluntad de seguir su ejemplo y su vocación de servir a la Revolución.