Foto: Niria Isabel Cardoso Estrada

Cada 30 de julio los cubanos honramos a nuestros mártires, esos que ofrendaron a la Patria lo más preciado,  sus vidas.

Desandando las rutas de la historia, nos encontramos que esta sureña comarca tunera,  también ofrecio sus hijos a la causa de la  libertad: Luis Aldana Palomino, Rodolfo Ramirez, Pedro Plaza, Gerardo Rodríguez, entre otros.

Estos  son sólo algunos de los nombres de esos hombres dignos que entraron en la historia para  engrandecen este terruño y  hacernos  sentir orgullo de nuestras esencias.

Varias fueron las acciones que promovieron en esta parte de la geografía cubana esos jóvenes que integraron el Movimiento 26 de Julio, y entre las que destacan las  emboscadas, los traslados de medicamentos, la venta de bonos, y la ayuda a los miembros del Ejército  Rebelde.

Por ello no este Día de los Mártires de la Revolución Cubana  no puede faltar nuestro respeto y el  homenaje oportuno a    quienes movieron la  conciencia revolucionaria de este terruño.

Este día trascendental para Cuba,  la memoria de esos jóvenes valiosos  convoca a  defender la historia de nuestra nación para no olvidar la rica tradición de lucha de nuestro pueblo.