Vivir en Cuba,  es una bendición, un privilegio dado a los que habitamos esta isla caribeña y yo doy gracias a ello cada día, pues los derechos de los que disfrutamos, le son negados a millones y millones de personas en el mundo, que sufren hambre, desnutrición analfabetismo y muertes tempranas, entre otras tantas penurias.

Hombre es más que negro, más que mulato, más que blanco, dígase  hombre y ya se han dicho todos los derechos, sentenció José Martí; en Cuba esta máxima del Apóstol se hace realidad, mediante programas en los que se brinda atención a sus ciudadanos, por ser el principal capital para el desarrollo de la sociedad.

Desde horas tempanas de esta mañana del 7 de diciembre, una amplia representación de amancieros se dieron cita en la avenida Primera del centro histórico del municipio de Amancio, localizada al sur tunero para, en marcha unida, partir hasta el cementerio municipal.

Autoridades políticas y gubernamentales amancieras en el homenaje a los héroes y mártires internacionalistas. Foto: Edilberto Revolta FallsMás de 7000 lugareños, en representación de todos los sectores de la sociedad, protagonizaron una sentida peregrinación desde la Primera Avenida, del Reparto El Batey, hasta el Cementerio Municipal, en Amancio, -localidad ubicada a unos 100 kilómetros al suroccidente de la provincia de Las Tunas-, para rendir homenaje a los héroes caídos en el cumplimiento de misiones por la liberación de los pueblos africanos.

Panteón de los caídos por la defensa de la Patria, en el Cementerio Municipal de AmancioDe nuevo regresan a la carga mambisa los héroes cubanos de los tiempos modernos. A la distancia de 117 años, el Titán de Bronce de la manigua redentora los convoca a empuñar almas y corazones para proseguir la batalla por la libertad, la independencia y la dignidad humana.