Foto: José Manuel Correa

El desarrollo del proceso de vacunación masiva contra la COVID-19 en el país ha coincidido con el incremento de casos positivos, graves, críticos y fallecidos a causa de la pandemia, lo cual ha generado inquietudes en la población sobre la efectividad de las vacunas.

Para aclarar sobre este tema y otras cuestiones de la inmunización masiva que se ha extendido a varias provincias del territorio, Granma conversó con el doctor Eduardo Martínez Díaz, presidente del grupo empresarial BioCubaFarma.

«En los últimos meses ha existido en nuestro país un incremento significativo de la incidencia de la enfermedad de la COVID-19, que a su vez ha llevado a un aumento de personas con enfermedad severa y fallecidas. La causa fundamental de este fenómeno está dada por la llegada a Cuba de la variante Delta del virus SARS-COV-2 y su rápida expansión. Esta nueva cepa tiene como características una mayor transmisibilidad, la más alta de todas las variantes surgidas hasta el momento. Se ha reportado también que tiene un corto periodo de incubación y alcanza una alta carga viral, equivalente a más de mil veces la de otras variantes.

«Esta nueva cepa, que se detectó por primera vez en la India, se ha expandido rápidamente por el mundo, provocando una nueva ola de contagios, incluso entre las personas vacunadas. Países con altas coberturas de vacunación también están reportando importantes niveles de transmisión de la variante Delta.

«Si bien esta nueva variante del virus no escapa a la protección de las vacunas actuales, sí hay evidencias de disminución de la efectividad de estas. En un estudio reciente, publicado en la revista The New England Journal of Medicin, se reporta la disminución de la efectividad de las vacunas Pfizer y Astrazeneca contra la variante Delta, en comparación con la que habían encontrado con la Alpha.

«A medida que esta cepa se propaga en el planeta, aparecen más casos de personas, completamente vacunadas, que se contagian e incluso fallecen. Esto no quiere decir que las vacunas han dejado de funcionar, siguen siendo efectivas, sobre todo para proteger de la gravedad y la muerte, pero con esta variante Delta hay una disminución de la protección».

–¿Son efectivas las vacunas cubanas contra la variante Delta?

–Las evidencias que existen hasta el momento sobre la efectividad de las vacunas cubanas, incluso en el escenario de circulación de la cepa Delta, son muy buenas y alentadoras, aunque se debe seguir midiendo la repercusión en la reducción de la gravedad y la muerte, en la medida en que avanza la inmunización de la población.

–¿Qué resultados van mostrando los datos preliminares sobre la efectividad de las vacunas cubanas?

–En Cuba, la vacunación a la población comenzó desde el mes de mayo, y hasta el 14 de agosto 2,6 millones de personas habían recibido las tres dosis y tenían, como mínimo, 14 días después de la última, que es el tiempo a partir del cual se pude medir la efectividad.

«Según los datos que ha brindado el Ministerio de Salud, solo el 0,96 % de esas personas completamente vacunadas se habían infectado con el virus y la sobrevivencia era del 99,9956 %, o sea, solo el 0,0044 % habían fallecido.

«Por otra parte, en La Habana, donde más se ha podido avanzar en la vacunación, se ha encontrado que la mortalidad por cien mil habitantes entre las personas completamente vacunadas al cierre del 14 de agosto era de 2,7, mientras que entre los no vacunados era de 117, o sea, una reducción de la mortalidad de 43 veces.

«También se ha encontrado, después de aplicada más de diez millones de dosis, una baja tasa de efectos secundarios, lo que ratifica el alto nivel de seguridad de nuestros preparados vacunales.

«La clave para salir de esta situación es seguir completando la vacunación, y mantener el cumplimiento de las medidas de protección individual y colectivas».

–¿Cuándo se debe completar el proceso de vacunación de nuestra población? ¿Cuándo se vacunarán las edades pediátricas, los convalecientes y los alérgicos al Tiomersal?

–Desde que comenzamos a informar sobre el desarrollo de nuestras vacunas explicamos que en 2021 toda nuestra población estaría inmunizada. Es un compromiso que tenemos y lo vamos a cumplir.

«El pronóstico es que entre agosto y septiembre tendremos prácticamente todas las dosis de vacunas para inmunizar a nuestra población.

«En septiembre el ritmo de aplicación de vacunas debe ser mayor. Se prevé acelerar la vacunación de las personas de edad avanzada y con enfermedades crónicas, que las hacen más susceptibles a las complicaciones y la muerte. Ese mismo mes esperamos tener autorización para comenzar la vacunación masiva de la población pediátrica de tres años en adelante.

«Entre septiembre y octubre también se suministrará vacuna sin Tiomersal para las personas alérgicas a este compuesto que se utiliza como preservante, y se vacunarán con una dosis los convalecientes de la COVID-19 en nuestro país. Estimamos que en noviembre prácticamente toda la población cubana estará vacunada.

«Hemos tenido que superar grandes retos, fuertes obstáculos que impone el bloqueo económico para producir a gran escala los preparados vacunales, pero lo estamos logrando».

_______
Fuente: Granma