Momento en que fue vacunado el pequeño «Chamaquili» en el hospital pediátrico Juan Manuel Márquez, de La Habana. Foto: Naturaleza Secreta

«Me pincharon y ya está / ¡Chamaquili vacunado! / No era pá tanto, Mamá», dice Lucas Baños Alvariño, con el mismo rostro de felicidad con que ha interpretado a Chamaquili en los episodios anteriores.

El colmenero se presenta frente a la cámara para ser vacunado como parte de la estrategia cubana de inmunización anti-COVID que ya ha llegado a los más pequeños de casa.

Como parte de la campaña masiva de vacunación de entre 11 y 18 años, que comenzó en Cuba el pasado 10 de septiembre en ocho provincias, han sido inmunizados hasta la fecha más de 460 000 niños, informó la doctora Lena López Ambrón, jefa nacional del Programa de vacunación, durante la conferencia de prensa del Ministerio de Salud Pública (Minsap).

Precisamente, desde este martes se sumaron a ese proceso Mayabeque, Villa Clara y Camagüey. Por otra parte, anunció la especialista que Las Tunas, Granma y Holguín lo iniciarán a partir del miércoles 15.

«Es un proceso escalonado, que lleva un trabajo conjunto, donde el Ministerio de Educación juega un papel muy importante en la citación oportuna y la organización, de manera tal que se cumplan las medidas higiénico-sanitarias en los puntos de vacunación y se evite afectaciones a las familias cubanas», remarcó.

También López Ambrón precisó que la vacunación para el grupo de edad comprendido entre los dos y los diez años, comenzará a finales de septiembre, lo cual será anunciado previamente. Con ello, resaltó, culminaría el proceso en edades pediátricas en Cuba, donde últimamente se ha presentado un incremento tanto en la morbilidad como en la mortalidad, tras la entrada al país de la variante Delta. «Vacunar a nuestros niños es una gran oportunidad», insistió.  

Respecto al avance de la inmunización anti-COVID en edades pediátricas y puérperas, la doctora respondió varias interrogantes formuladas por la población.

La especialista aclaró que, tras sufrir una enfermedad aguda, como otitis o amigdalitis, un niño debe esperar 15 días luego de su alta médica para poder vacunarse dentro del esquema de inmunización.

En el caso de los infantes convalecientes de la COVID-19, no se vacunan en este momento, sino en próximas intervenciones, lo cual será anunciado.

Por otra parte, señaló que dentro de los criterios de exclusión se encuentran los niños afectados por las enfermedades crónicas descompensadas, y aquellos que su tratamiento con esteroides sobrepasa las dosis de 30 milígramos.

En cuanto a los que se encuentran bajo tratamiento con antihistamínicos y otros medicamentos, sí pueden ser vacunados, subrayó.

Asimismo, la doctora manifestó que «la estrategia cubana está dirigida a que no se queden personas, y mucho menos niños, sin vacunar», por lo que en el caso de aquellos infantes cuya vacunación deba desplazarse en el tiempo, los niños de dos años o los que por algún motivo se encuentren trasladados de un territorio a otro, podrán acudir a los vacunatorios de las áreas de Salud de todo el país.

Sobre las embarazadas cubanas dijo que estas tuvieron un primer momento de vacunación por ser un grupo de riesgo. Se les suministró Abdala a todas las gestantes mayores de 15 años, las lactantes y puérperas. En este momento, las menores de 15 años serán vacunadas con Soberana 02, que ya está autorizada. En esos casos, como la vacuna posee las mismas dosis que equivaldrían a la reactivación del Toxoide, no se llevará a cabo ese proceso entre las 22 y 26 semanas, como corresponde al esquema de las embarazadas.

Refiriéndose a los pacientes que han recibido Nasalferón, Interferón, Biomodulina T o Prevengho vir, observó que primeramente se mantuvo un distanciamiento entre esos medicamentos y los candidatos vacunales, no porque hubiese interferencia entre ellos, sino para evitar que eventos adversos de uno pudieran enmascarase por el otro. Actualmente, tanto Abdala como Soberana 02 son vacunas establecidas y no existen contraindicaciones para su administración conjunta, por lo tanto, no es necesario separarlas en el tiempo, argumentó.

Finalmente, la doctora Lena López Ambrón, Jefa Nacional del Programa de Vacunación del Minsap, apreció que la vacunación en edades pediátricas ha sido la más esperada por el pueblo. De modo general, valoró que el sistema de Salud y el Gobierno cubano han garantizado los recursos humanos y materiales para poder llevar a cabo ese proceso de forma masiva en todo el país. De ahí que se espera que para finales de noviembre, Cuba pueda tener vacunada a toda su población.

_________
Fuente: Granma