Por el mejoramiento económico. Foto: Danay Naranjo Viñales

Desde el año 2012, cuando se aprobó el trabajo por cuenta propia en Cuba, hasta la fecha, el municipio  de Amancio registra MIL 879 hombres y mujeres acogidos a las diferentes actividades de esta forma de empleo.

Según los especialistas que controlan la actividad, la  solicitud para emprender  el trabajo no estatal va en aumento, a pesar de  algunas limitaciones que todavía persisten en el proceso hasta la autorización para echar a andar un negocio.

Sin embargo, los aportes que brinda esta forma de gestión a la economía local  son palpables.

Me refiero no solo a los aportes que, por concepto de tributos, inyectan al presupuesto. Hablo, además, de la calidad y la permanencia de sus ofertas, bienes y servicios.

Hay  que reconocer que cuando se habla de la satisfacción a las necesidades básicas, tales como, alimentos ligeros, servicios de belleza y otros, la solución se encuentra casi siempre en actividades no estatales, incluso con precios muchas veces a la par del Estado.

Es cierto que con la llegada de la Covid-19 al país, las medidas de recrudecimiento del bloqueo, y un grupo de limitantes que siempre existen, varios decidieron  abandonar sus actividades, pero, también es considerable el número de interesados que diariamente acude a las oficinas de Trabajo, para incorporarse a esa forma de gestión.

Es una realidad que en este municipio el trabajo por cuenta propia debe seguir incrementándose, perfeccionándose en la medida que avanza el ordenamiento monetario que experimenta el país, pues constituye una excelente opción para quienes  busquen empleo.

No caben dudas de que se trata de modificaciones, de políticas que traza el país siempre dirigidas al mejoramiento de la economía personal y, por tanto, la del país.