Foto: Danay Naranjo Viñales

El constante perfeccionamiento de la economía cubana permite que desde el año 2012, todos los cubanos interesados en acogerse al trabajo por cuenta propia, abran su pequeño negocio, con total apego a la legalidad y las normativas vigentes.

Al cierre del primer semestre del año el más sureño de los municipios tuneros acumulaba alrededor de DOS MIL personas que realizan diferentes actividades de esta forma de empleo, lo que demuestra la aceptación entre los amancieros para desarrolla su economía.

Nadie puede negar que mucha veces, cuando buscamos satisfacer alguna necesidad ya sea biológica o material, nos dirigimos a alguno de estos trabajadores, seguros de que encontraremos solución a nuestro problema.

Es cierto que en ocasiones los precios de sus servicios nos ponen a pensar, y hasta nos disgustan, pero lo mas importante es que tenemos la opción.

Y de ello estamos convencidos quienes por estos días, con el alza de los casos positivos a la Covid-19, extrañamos los vendedores ambulantes, los bicitaxis y hasta los coches, esos que tanta molestias causan por las características de quienes mantienen las prestaciones.

Lo cierto es que esta parte imprescindible de la economía local  no queda desprotegida y se amparan bajo las leyes que apruebe el gobierno para su población.

Actualmente 83 de estos trabajadores solicitaron la suspensión temporal de sus actividades, hasta que el escenario epidemiologico local mejore.

Resulta prudente tener en cuenta la necesidad de favorecer este sector en etapas posteriores de trabajo, principalmente con la materialización y mejor abastecimiento de recursos para el desarrollo de las diferentes actividades, lo que permitirá un mejor servicio.

Por ejemplo, casi todos los municipio del país cuentan con un mercado para la venta de productos solo al sector no estatal, sin embargo esta medida en Amancio muestra morosidad.

Hay cuestiones que, insisto, pueden solucionarse en la localidad, siempre a favor de la satisfacción del pueblo y del desarrollo económico del municipio la Covid-19 llegó para cambiar nuestros estilos de vida, pero no significa frenar el desarrollo.