Centro de Elaboración de la Empresa de Comercio y Gastronomía. Foto: Danay Naranjo Viñales

El centro de elaboración de la gastronomía Fernando Chenard Piña, en el municipio de Amancio es de esos colectivos que no se detienen ante las adversidades y buscan las alternativas que le permita mantener las producciones y por tanto, las ofertas para el pueblo.

Centro de Elaboración de la Empresa de Comercio y Gastronomía. Foto: Danay Naranjo ViñalesBlas  Mesa Reytor, administrador de la entidad, explicó que el trabajo por estos días se basa en el mayor uso de la Resolución #99 del sector, la cual permite  mayor gestión de compra a campesinos individuales y personas naturales.

"Ante la poca entrada de productos cárnicos nos apoyamos en la Resolución para comprar cocos, frutabombas, tomates, hortalizas, guayabas, todo lo que permita diversificar las producciones y mantener la oferta a nuestras unidades y la población, de manera general"

Entre las elaboraciones de mayor aceptación está el sofrito que allí se origina. A decir de Mesa Reytor, se distribuye en unidades del comercio minorista y mercados de la localidad.

Sin embargo, la confección de nuevos productos como el dulce de coco cubierto de chocolate, no escapa a la demanda de una población que acude en busca del codiciado alimento.

" Los principales destinos de estos dulces son las cafeterías de la gastronomía amanciera. Se entregan, por ejemplo, a la que está ubicada frente al Policlínico con servicios de hospitalizacion, la que se encuentra en la terminal y Las Brisas, es decir, en puntos estratégicos de la localidad"

"Además, continuamos haciendo turrones de yuca y dulce de frutabombas en almíbar. Ahora compramos 10 quintales de cada producto para garantizar estos alimentos en las unidades locales"

Este colectivo se encuentra  inmerso en un proyecto de desarrollo local dirigido a duplicar las producciones a partir del mejoramiento de las condiciones para el trabajo. Sin dudas, un proceso que lo ratifica dentro de la vanguardia económica del municipio