Reina cultiva su pedacito. Foto: Ana Iris Figueredo Torres

El movimiento de la Agricultura Urbana Familiar es una opción ideal dirigida a apoyar la producción de alimentos, tarea priorizada en el país.

Reina cultiva su pedacito. Foto: Ana Iris Figueredo TorresEn el municipio de Amancio existen muchos ejemplos de familias que se han tomado muy en serio la iniciativa, y hoy ven el fruto de su esfuerzo conjunto.

Hace unos días visité la vivienda de Reina Villalobos, en la circunscripción número 12 del reparto El Batey en el Centro urbano de la localidad y fue para mi un asombro ver como en un patio relativamente pequeño, ella junto al resto del reducido núcleo familiar tenía más de 20 variedades de plantas.

Reina cultiva su pedacito. Foto: Ana Iris Figueredo Torres"La gran mayoría es comestible, pero también tengo plantas medicinales y ornamentales, así  como condimentos frescos que llevo a mi cocina", comenta Reina.

"Aquí tenemos sembrado 3 variedades de plátano: censa, vianda y fruta, a lo largo de la cerca perimetral hemos plantado yuca y 2 variedades de frijol, crece la calabaza y algunos árboles frutales como la guanábana, el mango, aguacate, calabaza china,  guayaba, 3 variedades de limón y hasta 6 matas de café que ya me dan su fruto".

Ante el déficit de medicamentos que enfrenta el país, Reina posee una extensa variedad de plantas medicinales las que alivian dolencias y enfermedades comunes.

En su patio también se cultiva el ajo, la cebolla, ajíes, cilantro  y orégano, que le permiten disminuir los costos en la adquisición de condimentos.

Para Reina y su familia es un deber cultivar su pedacito, así contribuye a su alimentación y a la economía familiar.