Laboratorio de biología molecular. Foto: Reynaldo López Peña

Las Tunas.- Con otros 100 pacientes positivos a la Covid-19 reportados en la jornada de hoy, la provincia de Las Tunas mantiene su tendencia al incremento de confirmados; una lamentable realidad tras varios meses de estabilidad epidemiológica, y la más clara evidencia de que no se puede bajar la guardia frente a la pandemia.

"Colombia" y la cabecera provincial, ambos municipios con las tasas de incidencia más elevadas del territorio, siguen sumando números; en el día de hoy el primero informa 25 y el segundo 57. También Majibacoa (8), Puerto Padre (5), "Jesús Menéndez" (4) y Manatí (1) forman parte de esas cifras, que se traducen en dolor, estrés y preocupación para las familias.

Tan solo en los primeros ocho días de julio, los casos diagnosticados superan el total de los registrados desde enero hasta abril último y, hasta este sábado, el territorio ya reportaba la mitad de los positivos informados en todo el mes de junio. “Si seguimos con ese ritmo podríamos triplicar la cifra del mes pasado, que ascendió a mil 270”, refirió el doctor Aldo Cortés González, subdirector del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología.

Los mil 301 casos notificados en los últimos 15 días muestran brechas en la labor de enfrentamiento a la Covid-19, que no solo implica al sector de Salud, sino a todas las esferas de la sociedad. Hay que insistir en el cumplimiento estricto de los protocolos de atención, reforzar las pesquisas en las comunidades, aislar a los posibles enfermos de manera oportuna, evitar las aglomeraciones y, sobre todo, acatar cada una de las indicaciones.

Al respecto, el galeno dijo que los tuneros saben qué hacer para enfrentar la pandemia, y lo demostraron durante todo un año en el que la provincia mantuvo un control epidemiológico. “No fue un resultado casual, sino el fruto de un actuar responsable, y si conocemos lo que debemos hacer, todavía estamos a tiempo de evitar el colapso del Sistema de Salud”.

La correspondencia entre los pronósticos y la realidad evidencia que falta mucho por hacer, y es una labor que compete a toda la sociedad, reflexionó. Si bien es cierto que las actuales variantes del SARS-CoV-2 tienen una alta transmisibilidad, pueden controlarse cumpliendo con todas las medidas sanitarias, el distanciamiento físico y la restricción de movimiento.

“Los modelos de pronósticos alertan de la presión que podemos tener si no detenemos los contagios. Existen las condiciones y la capacidad para enfrentar al virus, minimizar los gastos y evitar más sufrimiento del pueblo, pero necesitamos de la responsabilidad, la disciplina y la participación de la ciudadanía”, aseguró el epidemiólogo.