Moraima Martínez Reynaldo. Foto: Yenima Díaz Velázquez

Las Tunas.- El apoyo de su familia ha sido fundamental para que Moraima Martínez Reynaldo atesore hoy los éxitos que lleva consigo, cual mochila ligera de peso; pero, cargada de reconocimientos, metas cumplidas, ideas novedosas y solidaridad, pues en más de una ocasión viajó al extranjero a enseñar a otras mujeres a abrirse paso en caminos convulsos.

De su experiencia en Colombia y República Dominicana habla poco; prefiere el día a día de su Cooperativa de Créditos y Servicios Josué País, de un poblado humilde como ella, Barranca, distante varios kilómetros de esta ciudad de Las Tunas.

Allá tiene a su esposo, presidente de la unidad productora, a su hija y a sus nietas. También a los amigos y a otras mujeres rurales, compañeras en el empeño de limpiar de malangueta el cercano embalse y aprovechar esas fibras para hacer diversos artículos.

Por su gestión y los resultados que acumula tras varios años de labor, logró unirse al proyecto “Agricultura suburbana y fortalecimiento cooperativo en 10 municipios de las provincias de Camagüey, Las Tunas y Holguín”, el cual cuenta con el apoyo de Oxfam Internacional y la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños.

Sus manos menudas han bordado y tejido; pero, también desyerban, cocinan, siembran y hacen cualquier otra tarea que se pida a las mujeres de la cooperativa porque “al trabajo no se le tema, se le enfrenta. Y si es con una sonrisa, mejor”.

En audio:

_______
Fuente: Tiempoo21